Bibliopeque se unió a Facebook el 18 de agosto de 2011
Y estamos trayendo a éste blog, todo lo que publicamos en el muro


Actualizado hasta el 10 de abril de 2014 - 544 publicaciones sólo en éste blog - los cuentos infantiles, más de 150, están alojados en bibliopeque itinerante; y los textos juveniles en bibliopeque 2013

Páginas

20 Publicaciones

CUENTOS
105 Publicaciones

FRAGMENTOS
228 Publicaciones

POESÍAS

27 de febrero de 2013

NO SOMOS IRROMPIBLES (Elsa Isabel Bornemann)

Los cristales pueden quebrarse.
A veces basta un leve golpe de abanico.
Las telas suelen desgarrarse al contacto de una diminuta astilla.
Se rasgan los papeles...
Se rompen los plásticos...
Se rajan las maderas...
Hasta las paredes se agrietan, tan firmes y sólidas que parecen.
¿Y nosotros?
Ah!...Nosotros tampoco somos irrompibles.
Nuestros huesos corren el riesgo de fracturarse, nuestra piel herirse...
También nuestro corazón, aunque siga funcionando como un reloj suizo y el médico nos asegure que estamos sanos.
¡CUIDADO! ¡FRÁGIL! El corazón se daña muy fácilmente.
Cuando oye un "no" redondo o un "sí" desganado, una especie de "nnnnsí" y merecía un tintineante "¡Sí!"...
Cuando lo engañan...
Cuando encuentra candados donde debía encontrar puertas abiertas.
Cuando es una rueda que gira solitaria día tras día...noche tras noche...
Cuando...
Entonces, siente tirones desde arriba, por adelante, desde abajo, por detrás...o es un potrillito huérfano galopando dentro del pecho.
¿Se arruga?
¿Se encoge?
¿Se estira?
No.
Late lastimado.
¿Y cómo se cura?
Solamente el amor de otro corazón alivia sus heridas.
Solamente el amor de otro corazón las cicatriza.
(Mi amigo y yo lo sabemos.
Por eso somos amigos)
No somos irrompibles (12 cuentos de chicos enamorados)
Elsa Isabel Bornemann

Ilustración: Montse Tobella

LAS CINCO LIBERTADES... por Virginia Satir

La libertad de ver y escuchar lo que está aquí, en lugar de lo que debería estar, estuvo o estará.

La libertad de decir lo que se siente y se piensa, en lugar de lo que se debería sentir y pensar.

La libertad de sentir lo que se siente, en lugar de lo que debería sentirse.

La libertad de pedir lo que se quiere, en lugar de tener siempre que pedir permiso.

La libertad de arriesgarse por su propia cuenta, en lugar de optar únicamente por estar “seguro” y no perturbar la tranquilidad.
Virginia Satir (En contacto íntimo)

Ilustración: Fernando Vicente

Creo, por Virginia Satir

Creo
que el mejor regalo
que puedo recibir
de alguien
es
que me vea,
que me escuche,
que me entienda
y
que me toque.
El mejor regalo
que puedo dar
es
ver, escuchar, entender
y tocar
a otra persona.
Cuando se ha hecho esto,
siento
que se ha establecido contacto.
Virginia Satir (En contacto íntimo)

Ilustración: Pascal Campion

MIS METAS... por Virginia Satir

"Quiero amarte sin aferrarme,
apreciarte sin juzgarte,
unirme a ti sin invadirte,
invitarte sin exigirte,
dejarte sin sentirme culpable,
criticarte
sin hacer que te sientas culpable
y ayudarte sin ofenderte.

Si puedo obtener de ti el mismo trato,
podremos conocernos verdaderamente
y enriquecernos mutuamente".
Virginia Satir (En contacto íntimo)

Ilustración: Pascal Campion

"YO SOY YO", Virginia Satir (1916 - 1988)

En todo el mundo, no hay nadie exactamente como yo.

Hay personas que tienen algunas partes que se parecen a mí, pero nadie es idéntico a mí, por lo tanto, todo lo que sale de mí es auténticamente mío porque yo sola lo elegí.

Todo lo mío me pertenece –cuerpo, incluyendo todo lo que este hace; mi mente, incluyendo todos sus pensamientos e ideas; mis ojos, incluyendo las imágenes que perciben; mis sentimientos, cualesquiera que éstos puedan ser- coraje, alegría, frustración, amor, desilusión, excitación; mi boca, y todas las palabras que salgan de ella, agradables, dulces o bruscas, justas o injustas; mi voz, fuerte o suave; y todos mis actos, sean éstos para otros o para mí misma.

Me pertenecen mis fantasías, mis sueños, mis esperanzas, mis temores. Me pertenecen todos mis triunfos y éxitos, todos mis fracasos y errores. Porque todo lo mío me pertenece puedo llegar a familiarizarme íntimamente conmigo misma. Y al hacer esto puedo amarme y aceptarme, y aceptar todas las partes de mi cuerpo.

Entonces puedo hacer posible que todo lo que me pertenece trabaje para lograr lo mejor para mí.

Sé que hay aspectos de mí misma que me confunden, y otros que no conozco. Pero mientras me conozca y me ame puedo buscar valerosamente y con esperanza la solución a mis confusiones y la forma de conocerme más.

La forma como luzca, como suene para los demás, lo que diga o haga, lo que piense y sienta en un momento determinado, soy yo. Esto es auténtico y representa donde estoy en este momento.

Cuando más adelante analice cómo lucía y sonaba, lo que dije e hice, y cómo pensé y sentí, algo parecerá no encajar.

Puedo descartar lo que parece no encajar, y conservar lo que si encajó, e idear algo nuevo para reemplazar lo que descarté.

Puedo ver, oír, sentir, pensar, hablar y actuar. Tengo los instrumentos para sobrevivir, para acercarme a los demás, para ser productiva y para hacer sentido y sacar del mundo a las personas y cosas ajenas a mí.

Me pertenezco y por lo tanto puedo manejarme.

Yo soy yo Y yo estoy bien
(VIRGINIA SATIR En Contacto Intimo, páginas 16 – 18)

Foto: Christy Trapp
We Read to Know We're Not Alone
Leemos para saber que no estamos solos

Cuando pasen los años.

Cuando pasen los años, y pareciera que yo no soy el mismo, cuando me vaya volviendo más torpe, teneme paciencia, recuerda las horas que pasamos juntos y fui yo, quien te enseñó a hacer las mismas cosas que hoy no puedo resolver.

Cuando veas que me pierdo frente a toda esta tecnología que no puedo entender, dedícame tu tiempo, recuerda que yo te enseñé las cosas simples para enfrentar la vida.

Si me paso repitiendo siempre las mismas historias, y ya sabes cómo terminan, escúchame, recuerda que cuando eras chico tuve que contarte el mismo cuento, cientos de veces hasta que te durmieras.

Si mientras hablamos, me olvido de lo que estamos hablando, dame tiempo para recordar, recuerda que para mí no es importante el contenido de la conversación, sino el tiempo que estamos compartiendo.

Cuando mis piernas me fallen, dame tu mano para que me apoye, así como yo lo hice cuando empezabas a caminar.

Dame tu cariño, compréndeme y ámame, como yo lo hice desde que naciste. Siempre quise lo mejor para ti, y hoy estoy orgulloso de ver quién eres y cómo enfrentas la vida.

Cuando pasen los años, así como yo te he acompañado, acompáñame tú hasta donde el final del camino me lleve.

Cuando pasen los años, sigamos caminando juntos…
Tomado del libro “De bueyes perdido...” Editorial Santa María. Ciudad de Buenos Aires. Argentina

ÁRBOL DE PAPEL

¿Dime poeta:
en qué oscura tarde
cayó el árbol
sobre el que plasmaste
tu poema?

Árboles caídos,
llanto de hojas son tus libros
semillas que no germinarán,
oxígeno extraviado,
pero son palabras de luz
que inundan corazones,
hojas fraganciosas
que hacen soñar,
que incendian praderas,
caminos que conducen
a tu mundo solitario.

Cada verso que leo
es corteza desgarrada,
diente voraz
de insensible motosierra
taladrando selvas que sollozan.

¿Adónde está,
hermano poeta,
tu mano reponiendo
la semilla milenaria
el aroma de las montañas?

Vamos:
Juntos plantemos un árbol.
"Si un árbol muere para dar vida a un libro, hagamos un poema para dar vida a un árbol" F. Hugo Noblecilla

La imagen pertenece a ¡¡Ábrete libro!! - Foro sobre libros y autores

Historia universal. Gianni Rodari

Al principio, la Tierra estaba llena de fallos y fue una ardua tarea hacerla más habitable. No había puentes para atravesar los ríos. No había caminos para subir a los montes. ¿Quería uno sentarse? Ni siquiera un banquillo, ni sombra. ¿Se moría uno de sueño? No existían las camas.
Ni zapatos, ni botas para no pincharse los pies. No había gafas para los que veían poco. No había balones para jugar un partido; tampoco había ni ollas ni fuego para cocer los macarrones. No había nada de nada. Cero tras cero y basta.

Sólo estaban los hombres, con dos brazos para trabajar, y así se pudo poner remedio a los fallos más grandes. Pero todavía quedan muchos por corregir: ¡arremangaos, que hay trabajo para todos!

Foto: Hiroki Ito

Los estatutos del hombre. Thiago de Mello

Artículo 1
Queda decretado que ahora vale la vida, que ahora vale la verdad, y que de manos dadas, trabajaremos todos por la vida verdadera.

Artículo 2
Queda decretado que todos los días de la semana, inclusive los martes más grises, tienen derecho a convertirse en mañanas de domingo.

Artículo 3
Queda decretado que, a partir de este instante, habrá girasoles en todas las ventanas, que los girasoles tendrán derecho a abrirse dentro de la sombra, y que las ventanas deben permanecer el día entero abiertas para el verde donde crece la esperanza.

Artículo 4
Queda decretado que el hombre no precisará nunca más, dudar del hombre.
Que el hombre confiará en el hombre como la palmera confía en el viento, como el viento confía en el aire, como el aire confía en el campo azul del cielo.

Párrafo único:
El hombre confiará en el hombre como un niño confía en otro niño.

Artículo 5
Queda decretado que los hombres están libres del yugo de la mentira.
Nunca más será preciso usar la coraza del silencio, ni la armadura de las palabras.
El hombre se sentará a la mesa con la mirada limpia, porque la verdad pasará a ser servida antes del postre.

Artículo 6
Queda establecido, que durante diez siglos, el lobo y el cordero pastarán juntos y la comida de ambos tendrá el mismo gusto de aurora, de acuerdo a lo soñado por el profeta Isaías.

Artículo 7
Por decreto irrevocable queda establecido, el reinado permanente de la justicia y de la claridad. Y la alegría, será una bandera generosa, para siempre enarbolada en el alma del pueblo.

Artículo 8
Queda decretado que el mayor dolor siempre fue y será siempre no poder dar amor a quien se ama, sabiendo que es el agua quien da a la planta el milagro de la flor.

Artículo 9
Queda permitido que el pan de cada día tenga en el hombre la señal de su sudor. Pero que sobre todo tenga siempre el caliente sabor de la ternura.

Artículo 10
Queda permitido a cualquier persona a cualquier hora de la vida el uso del traje blanco.

Artículo 11
Queda decretado, por definición, que el hombre es un animal que ama, y que por eso es bello, mucho más bello que la estrella de la mañana.

Artículo 12
Todo será permitido. Inclusive jugar con los rinocerontes, y caminar por las tardes con una inmensa begonia en la solapa.

Párrafo único:
Sólo una cosa queda prohibida: amar sin amor.

Artículo 13
Queda decretado que el dinero no podrá nunca más comprar el sol de las mañanas venideras. Expulsado del gran baúl del miedo, el dinero se transformará en una espada fraternal, para defender el derecho de cantar y la fiesta del día que llegó.

Artículo Final
Queda prohibido el uso de la palabra libertad, la cual será suprimida de los diccionarios y del pantano engañoso de las bocas.
A partir de este instante, la libertad será algo vivo y transparente, como un fuego o un río, o como la semilla del trigo y su morada será siempre el corazón del hombre.
Traducción de Pablo Neruda
Gentileza de: ♥ BUSCANDO UNA MEJOR CONVIVENCIA ♥

Ilustración: © FRANCISCO PIMIANGO

Sergio Aguirre, escritor argentino, nos cuenta:

“De chico me gustaba leer historietas, pero no me interesaban los libros, me parecían aburridos, gordos, sin ilustraciones. El colegio tampoco contribuía para que yo sospechara placer en la lectura.

Un día, cuando tenía 12 años, se enfermó el profesor de historia y por un par de semanas su hora quedaba libre, sin reemplazo. Nuestro celador decidió, para que no saliéramos a hacer ruido en el patio mientras los otros cursos tenían clase, comenzar a leernos los Cuentos de la selva de Horacio Quiroga. Así, fuera de programa, por gusto, para ocupar la hora.

Recuerdo la emoción de escuchar esas historias con una intensidad que no conocía como lector de historietas. Entonces nada volvió a ser igual.

Me había encontrado con el libro y Quiroga había hecho de ese un buen encuentro”
Visto en: Plan Nacional de Lectura - Lectura en voz alta

Ilustración: Oliver Tallec

Odio a las amigas de mamá - Ana María Shua -

Llegan perfumadas,
me quieren besar
y me dejan marcas
de lápiz labial.
Siempre me repiten
qué grande que estás.

¡Odio a las amigas
de mamá!
Hablan entre ellas
y me hacen callar.
Son feas y tontas,
no saben jugar.
Hablan de sus dietas
para adelgazar.
¡Ya verán amigas
de mamá!

Esta vez es tarde,
¡me las pagarán!
Preparé una trampa,
las voy a atrapar.
Con estos bombones
se envenenarán.
¡Muerte a las amigas
de mamá!

Los bombones tienen
jabón de lavar,
con ají, pimienta
y maracuyá.
Sirvansé señoras,
pruébenlos nomás.
¡Odiosas amigas
de mamá!

Y si sobreviven
me demostrarán
que son poderosas
aliadas del mal.
Quedará probada
la horrenda verdad:
¡Tiene amigas brujas
mi mamá!
Ana María Shua “LAS COSAS QUE ODIO Y OTRAS EXAGERACIONES”

Ilustración de: Colins Timpson

26 de febrero de 2013

En una nota autobiográfica, la escritora Ana María Shua, cuenta sobre sus primeras lecturas...

"A los seis años alguien me puso en las manos un libro con un caballo en la tapa. Esa misma noche yo fui ese caballo. Al día siguiente ninguna otra cosa me interesaba. Quería mi pienso, preferiblemente con avena y un establo con heno limpio y seco.

Nunca antes había escuchado las palabras pienso, avena, heno, pero sabía que como caballo necesitaba entenderlas. Durante una semana pude haber sido Black Beauty pero fui Azabache, en una traducción inteligente y libre. Fui caballo de tiro y caballo de alquiler, recibí latigazos, estuve a punto de morir, fui rescatado... y llegué a la última página. Entonces, con terrible dolor, volví a mi cuerpo y levanté la cabeza: el resto del mundo todavía estaba allí.

'Deja eso que te va a hacer mal', decía mi madre. 'No se lee en la mesa', decía mi padre. Entonces descubrí que podía volver a empezar. Y otra vez fui Azabache y otra vez y otra vez.

"Después descubrí que podía ser un pirata y muchos, y la ciudad de Maracaibo y ser hombre, manatí, horror o piedra. Lo que acababa de empezar en mi vida no era un hábito: era una adicción, una pasión, una locura."
( "Confieso que he leído", publicado en Benjamín —Boletín de ALIJA—, N° 21, diciembre de 1999)

Ilustración: Sol Pinazo

Yo quiero que mis papás salgan de noche. ANA MARÍA SHUA

Yo quiero que mis padres
salgan tranquilamente.
Ellos deben tener su propia vida
porque yo soy un chico independiente.
Y ya sé que no tienen la culpa
si me llego a enfermar gravemente
o si sufro un terrible accidente.

Sólo quiero que sepan
que cuando ellos me dejan
la señora que tendría que cuidarme
se arranca la careta
y muestra su piel verde de lagarto.
Yo me escapo a mi cuarto,
pero la noche sigue y me persigue.
La noche abre sus alas de murciélago
y se abalanza sobre mí.
¡Encerrado en el baño hay un cadáver
que sólo cuando no están
se acuesta allí!

Está muy bien que mis padres
quieran salir.
Pero si cuando vuelven no me encuentran
que se queden tranquilos, por favor:
es sólo que vino un monstruo y me comió.
Yo les dije que algún día pasaría
y por fin sucedió.
Díganles que me busquen en el freezer:
tal vez un monstruo mis restos congeló.

Pero salgan y diviértanse tranquilos.
Su pobre hijito ya los perdonó.
Ana María Shua
“LAS COSAS QUE ODIO Y OTRAS EXAGERACIONES”

Ilustraciones de: O'Kif-MG

“Invitemos a leer a los niños”

Quiero cuentos,
historietas y novelas,
pero no las que andan
a botón.
Yo las quiero
de la mano de una abuela
que me los lea
en camisón.
Osías, Canciones para mirar,
María Elena Walsh

“Invitemos a leer a los niños”
es una guía para el fomento de la lectura...Formato de archivo: PDF

Ilustración: Mi abuela - ARTIMAGOS
Visto en: Ediciona

El Coraje de ser Maestro (fragmento)

En el cuento "Las ruinas circulares" Jorge Luis Borges narra la historia de un hombre que tenía un sueño: hacer otro hombre. Para ello llegó al más remoto de los sitios, lleno de ruinas y con una mínima posibilidad de sobrevivencia. Se dedicó a pensar y pensar, convocó todas las energías de su cuerpo y de su espíritu, para plasmar su deseo. Agotó su propio cuerpo en el intento, se olvidó de cualquier otra pasión, solo vivió para ese imposible.

Hacer otro hombre es la utopía del maestro. Hacer otro hombre como él para que pueda ser distinto a él. Construir una casa para que otro ser viva en ella. Dar toda el alma para que el alma del otro pueda volar sola. Decirse adiós a sí mismo para que el otro pueda despedirse.
Eugenio Enríquez. Contexto Educativo. Revista Digital de Educación y Nuevas Tecnologías (Colombia)

Ilustración: Maestra de Horacio Gatto

Palabras por la lectura

♥ Se puede... ★

leer para pasar el rato o leer para aprovecharlo
leer para recordar o leer para olvidar
leer para huir o leer para encontrarse
leer para amar y leer para odiar
leer para releer o leer para no leer más
leer para crear o leer para destruir
leer para pensar y leer para desconectar
leer para aprender y leer para desaprender
leer para ensimismarse o leer para compartir
leer para ocultarse o leer para mostrarse
leer para perderse o leer para encontrarse
leer para diferenciarse y leer para identificarse
leer para reafirmarse o leer para contradecirse
leer para crecer y leer para sentirse pequeño
leer para ganar tiempo y leer para perderlo
leer para contemplar o leer para vivir
leer para divertirse y leer para aburrirse
leer para informarse o leer para aturdirse
leer para después expresarse o leer para callar
leer por necesidad y leer por placer
leer por querer vivir o por estar harto
leer por pasión o leer por convicción
leer por imitar o leer por innovar
leer por obedecer y leer por rebeldía...
Por qué tenemos que leer. José A. Gómez Hernández
Palabras por la lectura. Edición de Javier Pérez Iglesias. Toledo, Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, 2007, p. 92-96.

Ilustración de Alicia Varela

¿Cuál es la diferencia entre locos y cuerdos?

Los locos viven inventando mundos, los cuerdos viven en mundos inventados.

Los locos crean castillos, los cuerdos los habitan.

Los locos son mitad cielo y mitad tierra, los cuerdos son sólo tierra.

Los locos crean música, los cuerdos sólo la escuchan.

Los locos son personajes, los cuerdos son actores.

Los locos son poesía, los cuerdos quienes la leen.

Los locos son la pintura, los cuerdos sólo pintan.

Los locos viven en muchos mundos, los cuerdos sólo viven en la tierra.

Los locos viven en su propia mente, los cuerdos viven en la mente de los demás.

Los locos no se juzgan ni sienten que son juzgados, los cuerdos se juzgan a sí mismos y son juzgados por los demás.

Los locos saben dar y amar sin condiciones, los cuerdos sólo saben recibir y destruir selectivamente.

Los locos ven el brillo del oro en lo inmortal, el corazón de los demás; los cuerdos ven el brillo del oro en lo efímero, en lo material.

Para los locos sólo existe adentro, ya que adentro y afuera es lo mismo para ellos, para los cuerdos sólo existe el afuera.

Los locos se sienten libres y poderosos, los cuerdos en su miedo hacia los locos los encierran y los crucifican.
(Autor desconocido)

Ilustración: Horacio Gatto (Argentina)

La Bella Addormentata

¿Las historias dónde están?
Hay una en cada cosa:
en la madera de la mesa
en el vaso, en la rosa.
La historia está ahí dentro
desde hace tiempo, y no habla:
Es una bella durmiente
y hay que despertarla.
Pero si un príncipe, o un poeta,
a besarla no vendrá
un niño su historia
en vano esperará.

Ilustración: María victoria Caruso (Vitu) Mendoza, Argentina

Una frase tomada de la web...

“Tú dices que amas la lluvia, sin embargo usas un paraguas cuando llueve. Tú dices que amas el sol, pero siempre buscas una sombra cuando el sol brilla. Tú dices que amas el viento, pero cierras las ventanas cuando el viento sopla. Por eso es que tengo miedo cuando dices que me amas.”
Bob Marley

Ilustración: Carlos Lascano

CADA VEZ QUE MUERE UN SUEÑO

El lobo mata al cordero
y a la gacela el león.
Mata la araña a la mosca
y a la paloma el halcón.
El lince mata al conejo
y el gato mata al ratón.
Al hombre le mata el hombre,
pero … ¿quién mata al dragón?
Cuando se renuncia a un sueño,
o a la magia o la ilusión,
cada vez que esto sucede,
entonces, muere un dragón.
CARLOS REVIEJO

Ilustración: Eric Scales

August Rush

“Escucha… ¿lo oyes? La música… yo la oigo en todas partes. En el viento, en el aire, en la luz. Está por todas partes. Todo lo que tienes que hacer es abrirte. Todo lo que tienes que hacer es escuchar.
Donde crecí, trataron de evitar que oyera la música, pero cuando estoy solo se forma dentro de mí. Y creo que si aprendiera a tocarla, ellos podrían oírme, sabrían que estoy vivo y me encontrarían.
A veces el mundo trata de sacártela, pero yo creo en la música así como algunos creen en los cuentos de hadas. La música nos rodea, sólo escucha”.
Fragmento de la película August Rush. Una historia llena de música, de esperanza, de fe y de amor.

Ilustración: Montse Tobella (España)

LEER COMO REBELDÍA (Fragmento)

Nada más terrible que tener que leer, que equiparar a la lectura con una engorrosa obligación, lejana a nosotros. Sucede desgraciadamente. Sobre todo en aquellos años de la adolescencia donde hay tanta vida que atender afuera de los temarios escolares.

Pensamos que los libros no son vida, que en ellos están los padres, los maestros y la sociedad que nos hostigan de manera constante.

Hay carteles que dicen que seremos mejores personas si leemos. El mundo se llena de palabrería alrededor de la lectura. La lectura nos parece sinónimo de aburrido, cosa seria, solemne. Al dejar el territorio de la infancia y sus lecturas gozosas, sobre todo leídas en voz alta por alguien que nos quiere, o llenas de dibujos acompañadores y graciosos, entramos en el territorio de la imaginación emergida de la palabra escrita.

Tanto decirnos que tenemos que leer puede vacunarnos contra la lectura, que, sin duda con buenas intenciones, a veces ha equivocado sus maneras. En el desesperado deseo por qué un mayor número de gente le dé una oportunidad al libro, que conozca los alcances de la lectura, se han librado desesperadas batallas en los medios impresos y electrónicos.

Aquí en corto, confieso que la lucha por contagiar el gusto por la lectura sólo se puede librar con lentitud, es una batalla más parecida a la seducción que se da entre dos personas que a la comunicación masiva.

Basta muchas veces con que el muchacho o la muchacha que nos gusta traiga un libro bajo el brazo o cite a Laura Avellaneda (de La Tregua de Benedetti) o a Demián (de Herman Hesse) o la “Canción desesperada” de Pablo Neruda, para que busquemos encarecidamente el libro.

El contagio entra por vía del afecto, de los sentidos, de la pasión con que un maestro nos exprese el tránsito que significó determinada lectura. No hay libros equivocados, tal vez momentos equivocados para acoger al libro.
Mónica Lavín. Leo, luego escribo. Ideas para disfrutar la lectura. Lectorum, México, 2001 (pp. 11-13)

Ilustración: Paulo Galindro

Consejos prácticos para anular el gusto por la Literatura. Rosa María Torres del Castillo. Quito, Ecuador

Anular el gusto por la literatura puede ser algo muy sencillo, sobre todo si se empieza desde la infancia. Los siguientes consejos prácticos, basados en la experiencia de varias generaciones de jóvenes y adultos que hemos pasado por las aulas, pueden serle en este sentido muy útiles, si usted es uno/a de tantos profesores empeñados en lograr que los alumnos desarrollen anticuerpos no sólo ante la literatura sino ante la lectura y los libros en general:
● Envíe a leer como castigo (por no haber hecho la tarea, portarse mal en clase, etc).

● Antes de empezar a leer algo, advierta a toda la clase que, al terminar la lectura, hará preguntas o tomará prueba.

● Pida leer individualmente y en voz alta, mejor si en algún orden anticipable por los alumnos (el orden de la lista o de estatura o de los asientos).

● Regañe a quienes, al leer en voz alta, leen en voz demasiado baja.

● Pida resúmenes de todo lo que envía a leer.

● Evalúe lo que escriben los alumnos fijándose sobre todo en la cantidad de escritura (número de oraciones, párrafos, páginas, etc.).

● Al corregir, ponga atención en la redacción y la ortografía, antes que en el contenido y la intención de lo escrito.

● Califique bien solo a los que opinan igual que usted (o según lo que usted considera que debían escribir).

● Dicte clases aburridísimas de Literatura.

● Seleccione como material de lectura algo que los alumnos no pueden entender (pues está por encima de su edad, sus conocimientos y su nivel de lectura) en aras del loable objetivo de ayudarles a aumentar su vocabulario y su cultura general.

● Seleccione para leer algo que a usted le parece interesante, aunque a los estudiantes les parezca un plomo.

● Pida leer todos los años los mismos libros.

● Pida leer resúmenes de libros en vez de los libros completos escritos por los autores.

● Pida leer los clásicos de la literatura mundial, evitando todo contacto con la literatura contemporánea y con los autores nacionales.

● Evite que sus alumnos tengan arrebatos de escritura libre, en los que expresen sus propias ideas.

● Pida un resumen de Platero y Yo, La Ilíada, o Crimen y Castigo. Exíjalo como tarea para el próximo lunes.

● Ponga como regla a sus estudiantes que deben leer al menos un libro por semana.

● Desarrolle en sus estudiantes el hábito de llenar fichas de lectura para cada libro que leen (datos del libro, del autor, etc.).

● Pida leer la biografía del autor (o, mejor aún, díctela) antes de leer el libro.

● En el examen de Literatura pregunte datos tales como el lugar de publicación del libro, la fecha de nacimiento del autor, el número de páginas, y las veces que aparece repetida la palabra "asimismo".

● Cuando más interesante está la lectura, interrumpa haciendo preguntas para verificar que los alumnos estén siguiendo el texto.

● No bien se ha terminado con la lectura de un poema, empiece a preguntar a mansalva acerca del número de estrofas, el tipo de rima y el uso de las metáforas.

● Ponga malas calificaciones en Literatura por no haber comprado o traído el libro a tiempo.

● Siga convencido, en fin, de que lo importante es hacer que los estudiantes lean, no que desarrollen el gusto por la lectura.
Rosa María Torres. Consejos prácticos para anular el gusto por la Literatura. Publicado originalmente en el suplemento Familia del diario El Comercio de Quito, 23/04/95. Publicado como cartel por la Secretaría de Educación Pública del Estado de Guanajuato, México, y distribuido a todas las escuelas del Estado (2003).


Ilustración: Eric Drooker

25 de febrero de 2013

Si a los niños se les permitiera escribir libremente...

* Si a los niños se les permitiera escribir libremente, escribirían las cosas más inesperadas. Porque lo harían sobre lo que piensan y sienten, sobre lo que saben y ven, con esa misma frescura con que piensan y sienten, con esa misma ingenuidad con que saben y ven, y con esa espontaneidad con que se expresan y comunican.

* Si los niños pudieran escribir libremente darían rienda suelta, por supuesto, a eso que los adultos denominamos “imaginación infantil” (cuidadosamente alimentada y controlada por la fantasía adulta): hadas madrinas, reyes y princesas, pócimas mágicas, animalitos que hablan y se comportan como gente de verdad, castillos encantados, gigantes y enanos, elefantes con alas, gatos azules, viajes extraordinarios. Esto es, seguramente, lo que quieren encontrar maestros y padres en una redacción escolar: el tema infantil, el cuento de hadas, la primorosa anécdota familiar, el testimonio cándido, el mundo rosado y dorado visto a través de los ojos ingenuos del niño.

* Si los niños pudieran escribir libremente, nos hablarían de monstruos y serpientes, de cachetadas, insultos, castigos, falta de afecto, incomprensión, soledad, tristeza. Sabríamos acerca de la pelea con el amiguito, el cero injusto de la maestra, la agresión del papá, la ausencia de la mamá. A través de las redacciones infantiles veríamos, con la claridad y nitidez de una película de dibujos animados, los problemas más acuciantes que afectan a la familia y a la sociedad de hoy: pobreza, hacinamiento, insalubridad, trabajo infantil, maltrato, violencia, machismo, autoritarismo, alcoholismo, abuso, drogas, acoso sexual, violación cotidiana de derechos, guerra.

* Si los niños pudieran escribir un “tema libre” escribirían mucho más y mucho mejor, porque hablarían de sus cosas, de lo que les interesa y les afecta. Pero sería muy peligroso. Por eso, el sistema escolar –de común acuerdo con los padres de familia y con toda la sociedad-- decidió hace mucho instaurar la copia, el dictado y las planas como modos institucionales de escritura infantil, seleccionar para los niños un conjunto de temas escolares universales.

(...)
Rosa María Torres. En: Espacios para la lectura. Órgano de la red de animación a la lectura del Fondo de Cultura Económica. México. Año II, núms. 3 y 4, 1996. Pág. 22

Ilustración: Pascal Campion

El cuento

“El cuento es también para el niño un instrumento ideal para que el adulto permanezca junto a él. Es raro que el adulto disponga del tiempo que desearía para poder jugar con el niño y como él querría, con dedicación, participación y sin distracciones. Pero con un cuento todo es distinto, mientras dura la mamá está con él, toda para el niño, como una presencia consoladora que le ofrece protección y seguridad.”

Ilustración: Mónica Calvo

Semblanza de la escritora Ethel Krauze

“Uno aprende a leer y a escribir al mismo tiempo, no se concibe una sin la otra. Por eso, escribir y leer son las dos caras de una misma moneda o como los dos asientos de un sube y baja, sube y baja... y ahí están los dos niños subidos… Se necesitan los dos para que funcione, para que realmente sea un juego. Son también como los latidos del corazón: sístole y diástole, y diástole y sístole, para que el corazón bombee la sangre.”
(…)
Semblanza de la escritora Ethel Krauze (México)
Red ILCE (Instituto Latinoamericano de la Comunicación Educativa)

Ilustración: Josa Arce (Santiago de Chile)

Laura Devetach, en La construcción del camino lector.

“Una biblioteca variada en la comunidad, en la casa o donde se pueda, los adultos leyendo y hablando de lo que leyeron, compartiendo párrafos, contando el cuento y lo que el cuento les hizo sentir, hacen más que los cuestionarios de ‘comprensión lectora’ en los que se delegan a veces falsas responsabilidades. Logra transmitir una actitud vital. Quien no sufre o goza o se activa con la lectura o cualquier otra actividad, difícilmente pueda transmitirla, como se transmiten las actitudes amorosas. Leer para nosotros mismos, para los demás, con ellos -chicos o grandes- con toda honestidad. O no pretendamos que los chicos sean lectores.”
Laura Devetach (Fragmento)

Ilustración: Azul Pineiro

PASEO CON DINOSAURIOS. Elsa Bornemann

Una noche de verano,
con mi lindo dinosaurio
salí a pasear, de la mano,
por las calles de mi barrio...

Pues aunque es un animal
prehistórico y gigante,
es manso, de un modo tal
que ya no queda elegante.

Cómo será que, esa noche,
por un semáforo viejo
atascó a todos los coches,
temblando como un conejo.

Parece que se espantó
al ver el cambio de luces.
Por un monstruo lo tomó
y al suelo cayó de bruces.

Las noches, con sus bocinas,
atronaban enojados.
Ocupaba cuatro esquinas
pues, mi dino desmayado.

Yo muy nerviosa corrí
a casa del boticario,
su botica revolví
hasta hallar su diccionario,
hecho con piedra y granito:
un antiguo diccionario.

Allí aprendí, ligerito,
el idioma dinosaurio.
Entonces volví y hablé
en la oreja de mi dino.
La gente decía:-¿¿qué??
¡¡no va a entender ni un pepino!!

Pero insistí con cariño,
hablándole dulcemente...
él es tierno como un niño...
¡qué sabe de eso la gente!
"-son luces-dije-con brillo
y no un monstruo de tres ojos:
uno verde, otro amarillo
y el tercero color rojo..."

Al escuchar mis gruñidos
mi dinosaurio entendió
y, en amoroso bufido,
por el aire me elevó.

Ilustración: Lidia Terol ©2011

Abuela

Abuela,
es flor que vuela.
Orquídeas, rosas, hortensias…
Y cuando habla, perfuma.
Y cuando ríe, aletea.
Cuando me mira,
mis ojos
son charcos
llenos de estrellas…
Nelson Simón
(Pinar del Río, Cuba, 1965) poeta, escritor para niños y editor.
Visto en: Mi librería

Ilustración: Soraya Picouto, una freelance residente en el municipio coruñés de Teo.

Los niños tienen derecho a leer historias serias

“Los niños tienen derecho a leer historias serias: pueden ser divertidas, trágicas, dramáticas, pero tienen que ser serias.”
Nikolaus Heidelbach

Ilustración: Stell
Visto en: Muestra del foro de ilustradores de Argentina
en la Feria del libro infantil y juvenil 2010

La aventura de leer

“Cuando se cierra la puerta y se deja atrás la casa, las cosas cambian y todo puede suceder. Se cierra la puerta de la casa y se abre la puerta de lo desconocido, la puerta de la imaginación. Comienzan el viaje y la aventura. Pero las más de las veces no tomamos un barco o un tren, sino que abrimos las páginas de un libro”.
Gustavo Roldan en “El día de la aventura”, en Para encontrar un tigre.
La aventura de leer, Córdoba, Comunicarte, 2011.

Fotografía: ©Laurent Laveder
(el fotógrafo de la Luna)

Me encanta la media luna. Zandra Montañez Carreño (Colombia)

Cuando me voy a la cama
y no me quiero dormir,
me acerco hasta la ventana
a ver la luna salir.

A veces, está escondida
y sólo veo los luceros
¡¡Ay, qué luna más bandida!!
se ha metido en el ropero.

Otras noches sale inmensa,
redonda como un pastel
de crema fresca, muy fresca,
o bañadita de miel.

Pero la que más me encanta,
-¡¡bonita como ninguna!!-,
es cuando de noche anda
vestida de media luna.

Y después sueño que estoy
sentada en la media luna.
En mi blanca mecedora
¡¡Bonita como ninguna!!
Visto en LUNA NARANJA

Ilustración: Magalí Ludmila Morales (Argentina)

En un trozo de papel. Antonio García Teijeiro

En un trozo de papel
con un simple lapicero,
yo tracé una escalerita,
tachonada de luceros.
Hermosas estrellas de oro.
De plata no había ninguna.
Yo quería una escalera
para subir a la Luna.
Para subir a la Luna
y secarle sus ojitos,
no me valen los luceros,
como humildes peldañitos.
¿Será porque son dorados
en un cielo azul añil?
Sólo sé que no me sirven
para llegar hasta allí.
Estrellitas y luceros,
pintados con mucho amor,
¡quiero subir a la Luna
y llenarla de color!
Visto en: POESÍAS PARA NIÑOS
(Poesías en castellano para leer y para que te las lean)

Bett Ilustrator: Caricias a la Luna

ERROR (Poesía infantil cubana)

Del libro: Deben ser los duendes. Lourdes Díaz Canto.

¡Que la luna
no escarmienta!

Que de noche,
la muy tonta,
siempre se queda
despierta.

Y luego,
cuando amanece,
se va a dormir…

¡La luna está equivocada
y se lo voy a decir!
Visto en: Mi Librería

Ilustración: Jorge Mercado
Técnica utilizada: Color digital

Visto en: Muestra del foro de ilustradores de Argentina
en la Feria del libro infantil y juvenil 2010

Palabra de escritor: Ethel Krauze

“Hay mucha gente que siente ese llamado para escribir: ¡benditas palabras, aquí están, quisiera aprender a usarlas y aprender a escribir! Por eso los talleres literarios son un oasis para muchas personas. Para niños y jóvenes son un alimento para su espíritu. Son también una forma de ver la literatura con gozo, con gusto…Quisiera que hubiera talleres literarios en cada manzana, entonces: ¡nuestro país sería otro!”
(…)
“Hablar y escribir te ayudan a saber quién eres y siempre te acompañan en la vida. Nunca estarás solo, jamás… Por más mal que te sientas y más abandonado o confuso; por más perdido que te sientas, la escritura y la lectura son tus hadas madrinas, tus amigos, tus compañeros, tus padres, tu dios personal. ¡No los abandones! A la lectura y a la escritura, ¡entrégales un huequito de tu tiempo y de tu vida! porque después verás cómo esa semillita que sembraste va creciendo como un árbol frondoso que permanecerá. Asómate a ese mundo.”(…)
Visto en: Red ILCE (Instituto Latinoamericano de la Comunicación Educativa)

Ilustración: ©Vero Rodríguez

¿Cómo se lee un cuento?

Hay un requisito indispensable para poder contar bien un cuento: querer contarlo. El deseo de contarlo tiene que nacer de dentro, sin ningún tipo de imposición u obligaciones externas. Cuando se dan estas condiciones, muy difícilmente se puede ser un mal contador de cuentos, porque siempre se cuentan bien los cuentos que le salen a uno de dentro.
(…)
“Por aburrido que un cuento parezca a primera vista, por más lleno que esté de repeticiones ociosas, se debe recordar siempre que, si vale la pena de ser contado, vale la pena que sea bien contado y tratado con respeto.”
Xavier P. Docampo.
Visto en: LA CASA DE LAS PALABRAS (Artículos)

Ilustración: Maggie Maino Aguirre

Vía: ILUSTRARED
( La web de la Ilustración Chilena)

El Mercado de las Pulgas de Juan Lima

Bienvenidos al
Mercado de las Pulgas.

Sus preguntas no molestan.

Pasen y vean.

Soy Juan,
(poeta, mandamás y portero),
siempre listo
como Guía del Mercado.

Pasen y vean.

Les voy a mostrar
los Puestos más insólitos,
maravillas nunca vistas
del Mercado de las Pulgas.

Sus preguntas no molestan.

Pasen y vean.
Y si ustedes quieren,
en el Puesto 5
pueden disfrutar
de unas
hermosas
nubes.

Nubes que no son
para siempre,
tan solo
nubes pasajeras.

(Las nubes pasan, el cielo queda).

Nuestras nubes no contienen algodón,
Son 100%
nube pura.

Garantía de
cielo encapotado
y seguro total
contra melancolía.

Aquellas
personas
que compren una,
se llevan otra
sin cargo.

Las entregamos
envueltas para regalo
en papel barrilete.

Pasen y vean.

El creador es Juan Lima, artista, dibujante y escritor del barrio y el libro es El Mercado de las Pulgas (Atlántida, 2008)
Tomado de Revista Imaginaria
“Un paseo por El Mercado de las Pulgas de Juan Lima”

Poesía: La bicicleta

Autor: «Eduardo Polo» (seudónimo de Eugenio Montejo)

La bici sigue la cleta
por una ave siempre nida
y una trom suena su peta...
¡Qué canción tan perseguida!
El ferro sigue el carril
por el alti casi plano,
como el pere sigue al jil
y el otoño a su verano.
Detrás del hori va el zonte,
detrás del ele va el fante,
corren juntos por el monte
y a veces más adelante.
Allá se va el corazón
en aero plano plano
y con él va la canción
escrita en caste muy llano.
Del libro Chamario (Caracas, Ediciones Ekaré, 2004.
Colección Rimas y Adivinanzas), de Eduardo Polo.
Info en: Revista Imaginaria

Ilustración: Anthony Browne
(ilustrador y escritor infantil inglés)

Info en: Revista Imaginaria

Más info en: Biblioabrazo

24 de febrero de 2013

La poesía. Eugenio Montejo

La poesía cruza la tierra sola,
apoya su voz en el dolor del mundo
y nada pide
ni siquiera palabras.

Llega de lejos y sin hora, nunca avisa;
tiene la llave de la puerta.
Al entrar siempre se detiene a mirarnos.
Después abre su mano y nos entrega
una flor o un guijarro, algo secreto,
pero tan intenso que el corazón palpita
demasiado veloz. Y despertamos.
Eugenio Montejo (Venezuela, 1938-2008)

Info en: Revista Imaginaria

Ilustración: Marcos Almada Rivero

7 mares...

Hace mucho que tengo este dibujo guardado en mi PC. Es muy especial, se llama 7 MARES y pertenece a su dueña: Alejandra Aznar de Alex DG© España.

"...Y esta vez, la niña de Linares, imaginó dormida que navegaba por los siete mares", escribe Alejandra en su blog, pero yo miro y remiro cada letra y siempre escucho ♫♪♫ Acuarela ♫♪♫ de Toquinho. Por eso es tan especial. SIEMPRE sucede así. Y es hermoso.

♫♪♫ ACUARELA ♫♪♫ (EN ESPAÑOL) Toquinho

En los mapas del cielo, el sol siempre es amarillo
y la lluvia o las nubes no pueden velar tanto brillo
ni los árboles nunca podrán ocultar el camino,
de su luz hacia el bosque profundo de nuestro destino.

Esa hierba tan verde, se ve como un manto lejano,
que no puede escapar, que se puede alcanzar, sólo con volar.

Siete mares he surcado, siete mares color azul,
yo soy nave, voy navegando, y mi vela eres tú...

Bajo el agua veo peces de colores,
van donde quieren, no los mandas tú...

Por el cielo, va cruzando, por el cielo color azul,
un avión que vuela alto, diez mil metros de altitud,
desde tierra lo saludan con las manos,
se va alejando, no sé dónde va, no sé dónde va...

Sobre un tramo de vía, cruzando un paisaje de ensueño,
en un tren que me lleva de nuevo a ser muy pequeño,
de una América a otra, tan sólo es cuestión de un segundo,
basta con desearlo y podrás recorrer todo el mundo...

Un muchacho que trepa, que trepa a lo alto de un muro,
si se siente seguro, verá su futuro con claridad...

Y el futuro, es una nave, que por el tiempo volará,
a Saturno, después a Marte, nadie sabe dónde llegará,
si le ves venir, si te trae amores, no te los robes sin apurar.

Aprovecha, los mejores, que después no volverán.

La esperanza, jamás se pierde, los malos tiempos pasarán,
piensa que el futuro es una acuarela y tu vida un lienzo,
que colorear, que colorear...

En los mapas del cielo el sol siempre es amarillo
(tú lo pintarás)
y la lluvia o las nubes no pueden velar tanto brillo
(tú lo pintarás)
basta aún desearlo y podrá recorrer todo el mundo
(tú lo pintarás)

Video: Aquarela (Toquinho) - Spanish (español)
http://youtu.be/yELLgDezNwY
Animación del tema Aquarela de Toquinho. Se cambió el audio por la versión en español, corrigiendo la sincronía de la música con la acción del video (aunque la versión española no es una traducción literal de la versión original en portugués).


Video: Toquinho - Aquarela (original)
http://youtu.be/igDfK2KPIk4
Composição: Toquinho / Vinicius de Moraes / G.Morra / M.Fabrizio


LOS DRAGONES TAMBIÉN LLORAN (Gustavo Roldán)

No es frecuente, porque no les gusta llorar. Pero a veces lloran. Lloran cuando nadie los ve, por eso no hay quien crea en el llanto del dragón.
Entonces crecen los ríos y desbordan, incontenibles; los mares se alborotan y las olas golpean en las rocas de las orillas bramando de desasosiego y de furia.
Los dragones lloran silenciosamente, vertiendo tristes lágrimas, infinitas lágrimas tristes, que hacen surcos en la tierra y caen al río y caen al mar y los ríos y los mares se encrespan y crecen y desbordan.
Entonces los dragones vuelan hasta lo más alto, para no llenar de lágrimas la tierra. Pero no resuelven nada, porque las lágrimas ahora son una inmensa lluvia que sigue mojando la tierra y llenando los mares.
Al final dejan de llorar. Nunca se sabe por qué. Como tampoco se sabe por qué empiezan a llorar.
Son cosas de dragones nomás.
Gustavo Roldán, Dragón, Sudamericana, 2010.
http://bpcd305.blogspot.com.ar/

El dragón le pertenece a Silvana Pérez©

Y lo vimos en: COSO DE ILUSTRADORES