FACEBLOG
Bibliopeque se unió a Facebook el 18 de agosto de 2011
Y estamos trayendo a éste blog, todo lo que publicamos en el muro


Actualizado hasta el 10 de abril de 2014 - 544 publicaciones sólo en éste blog - los cuentos infantiles, más de 150, están alojados en bibliopeque itinerante; y los textos juveniles en bibliopeque 2013

Páginas

20 Publicaciones

CUENTOS
105 Publicaciones

FRAGMENTOS
228 Publicaciones

POESÍAS

13 de mayo de 2013

De alegrías y temores. Por Juana Rottenberg

¿Qué es ser abuelo? ¿Es, entre muchas otras cosas, tener ganas de estar con los nietos, acariciarlos y estrujarlos? ¿Es sentirse desbordado por un sentimiento que se instala en el costado izquierdo del pecho y se expande por todo el cuerpo y se adueña de los sentidos?

¿Por qué, junto a la inmensa alegría de amor por nuestros nietos, algunos abuelos también tenemos miedo?

Se me ocurre que siempre que amamos mucho sentimos temor de perder al objeto de nuestro amor. Miedo a que se enferme, a que tenga un accidente, a lo que le pueda pasar en sus viajes escolares o adolescentes; miedo a la influencia de las malas compañías… Los abuelos podemos temer, también, que el nieto no logre vincularse bien con sus pares, o que seamos nosotros quienes no encontremos la forma de vincularnos bien con ellos, de darnos cuenta de sus necesidades vitales, de saber escucharlos. Por último, y por qué no, existe en muchos abuelos el temor a no ser tomados en cuenta a medida que los nietos crecen y encuentran nuevos horizontes.

Personalmente, confieso que comparto algunos de estos temores. Sin embargo, puesta a reflexionar en este tema, sé que lo que más deseo es que mis nietos sean felices y que, en todo caso, temo las dificultades que interfieran en ese camino.

Uno de los temas que recurrentemente aparece en los Grupos de Reflexión y Talleres para Abuelos, es precisamente éste: el de los miedos tan cercanos al gozo y a la dicha que dan los nietos, el de esos confusos sentimientos que van y vienen en nuestro ánimo, llegando incluso a entorpecer el disfrute.

Lo peor que podemos hacer los abuelos en estos casos, es abrumar a los hijos y nietos con nuestras angustias. Lo mejor que podemos hacer es compartirlas con nuestra pareja, si la tenemos, o con nuestros amigos, para entender en conjunto las etapas que nos toca vivir.

¿Sabremos aprender los nuevos códigos de comunicación entre los nietos y nosotros, o bastarán los eternos y perdurables códigos de afecto, más allá de todo aquello a lo que nos expone la modernidad?
Texto tomado del libro: “Los nietos nos miran” de Juana Rottenberg. Ed.Galerna

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, si estás en el formulario de comentarios vas a ver que hemos activado la opción de verificación de palabras, lo hicimos para reducir la entrada de Spam.

Gracias y disculpa las molestias…